DETENCIONES MASIVAS DE INMIGRANTES ¿LEGALIDAD O CACERÍA?

Hace unos días salio la noticia de un documento interno que ordena a policías de Madrid detener a un cupo semanal de extranjeros ‘sin papeles’. Los marroquíes, prioritarios por “su expulsión barata”. Hoy Interior rectifica y dedice eliminar este sistema. El Ministerio del Interior, a través de la Dirección General de Policía y Guardia Civil, ha dictado una instrucción por la que excluye de los "objetivos numéricos" las infracciones a la Ley de Extranjería. De esta forma, Interior elimina los cupos semanales para detener inmigrantes por estancia irregular en función de la población de cada distrito. Según la instrucción, los planes operativos de las distintas unidades policiales para combatir la inmigración ilegal "establecerán únicamente objetivos cualitativos, atendiendo prioritariamente a la problemática delincuencial que se produzca en determinadas zonas y periodos de tiempo". Los policías que trabajan en las calles de Madrid habían estado recibiendo órdenes de sus superiores de elevar las cifras de detenidos con el arresto de un cupo semanal de extranjeros por encontrarse en situación irregular. Según una nota interna a la que tuvo acceso Europa Press, cada comisaría tenía que detener semanalmente a un número determinado de irregulares en función de la población del distrito y si no lo consiguen, cruzar los límites de su ámbito de actuación y arrestar en otros distritos. "Extranjeros: en base a la población de cada distrito, hay que hacer un número de detenidos. Villa Vallecas, objetivo = 35. Si no los hay, se va a buscarlos fuera del distrito", recogía una nota interna de la comisaría citada y que está fechada el pasado noviembre. Fuentes policiales confirmaron que el resto de comisarías de Madrid habían recibido esa misma instrucción. Las órdenes impartidas sobre extranjeros procedían de una reunión de comisarios en la Jefatura Superior de Policía celebrada el 12 de noviembre de 2008. En la nota, a través de la cual se trasladaban a los agentes de Villa de Vallecas las instrucciones recibidas en esa reunión, se incluyen las pautas para actuar tras la detención: "Hay que ser selectivos a la hora de pedir CIE (Centro de Internamiento de Extranjeros)", recogía el documento. Si un extranjero no tiene documentación en regla para residir en el Estado es conducido a comisaría, donde se le incoa un expediente de expulsión. A continuación, debería ser trasladado al CIE hasta que se tramita dicha expulsión, pero la saturación de estos centros hace que habitualmente queden en libertad con el expediente de expulsión en el bolsillo. Prioridad: los marroquíes En este sentido, la nota citada recomendaba dar prioridad para enviar al CIE a los marroquíes, ya que en el plazo máximo de internamiento de 40 días que marca la Ley -el Gobierno ya ha anunciado que se ampliará a 60-, se pueden realizar los trámites de repatriación con Rabat y el coste es asumible, al realizarse la mayor parte del traslado por carretera. "Marruecos, prioritario (Se expulsan porque la mayoría del traslado se hace por carretera y se documentan bien. Bolivia, no se expulsan en la actualidad. Capacidad de plazas en vuelo, limitadas)", se afirmaba en el documento. Recientemente, han sido los propios policías, a través de sus sindicatos, los que se han quejado a sus superiores por este tipo de instrucciones y han exigido una "clarificación legal" sobre determinadas órdenes, como las que obligaban a realizar identificaciones "masivas e indiscriminadas sin ninguna razón de sospecha sobre determinadas personas, por ser jóvenes, por transitar por determinada zona o por ser de origen extranjero".